¿Cuál es la percepción que tienen las personas de la ciudad?

Este fin de semana se celebró el día mundial de las ciudades y, motivadas por esto, elaboramos una publicación conjunta entre Ciudad Feminista y el Observatorio de Género e Interseccionalidades.


Según datos de la Encuesta Nacional Urbana de Seguridad Ciudadana (2019), 88% de las mujeres se sienten inseguras en la ciudad, en comparación con un 79% de los hombres. ¿Por qué ocurre esto?

Sabemos que la ciudad no es neutra y cómo la percibimos tampoco. Las violencias a las que estamos expuestas, y que repercuten en sensaciones de inseguridad, son diferentes para hombres y mujeres, como también para el colectivo LGTBQ++ y cuerpos disidentes.


Tanto en las calles como al usar el equipamiento urbano, la percepción de inseguridad es mayor para las mujeres. En el caso del transporte público, si bien, tanto para hombres como para mujeres, la micro se percibe como más insegura que el metro, la brecha de género es más amplia en el metro, donde no existen garantías para que las mujeres podamos movernos sin miedo al acoso sexual. Asimismo, en el caso de la caminata nocturna, la brecha de género es de casi 20 pp. y podría estar relacionada con la mercantilización del espacio público y la falta de sitios seguros a los cuales recurrir en caso de necesitar ayuda.


Vemos así como los centros de las ciudades o los polígonos de sectores industriales tienen cuadras solitarias y falta de iluminación, muros ciegos, construcciones de inmobiliarias, poca presencia de personas en las calles y por lo tanto, mayores posibilidades de ser víctimas de violencia física y sexual en el espacio público. Cuando las comunidades no están presentes en las calles, éstas se vuelven más inseguras para las personas, con una especial intensidad para las mujeres.



Dentro de los ámbitos consultados, el lugar que genera mayor inseguridad para las mujeres y que además posee una brecha de género más amplia, es el caso de la espera de transporte público de noche. La imposibilidad de pedir ayuda en caso de sufrir un ataque a causa de la ausencia de personas en las calles, se suma a la irregularidad de los recorridos y las nulas campañas de prevención de la violencia de género en el transporte público.


El urbanismo tradicional ha diseñado y creado ciudades bajo un paradigma economicista y patriarcal, y Chile, lamentablemente, es un buen ejemplo de esto. Es por ello que recuperar las calles, así como construir acciones conjuntas que conecten las experiencias de las personas con las investigaciones urbanas feministas, es central.


La articulación conjunta de activistas y movimientos sociales que activen por el Derecho a la Ciudad Feminista nos permitirá avanzar a la recuperación de un concepto de seguridad urbana feminista, una que ponga la vida al centro de nuestras ciudades.


¡A recuperar las calles!

#ciudadesfeministas #urbanismofeminista #metrodesantiago #estadisticasdegenero #datosdegenero #feminismo


  • Blanco Icono de Instagram
  • Blanca Facebook Icono
  • Twitter Icono blanco

©2020 by Ciudad Feminista

Diseño por Estudio Animala

Logo by Nick Nelson s6.co/nicknelson